¡Click para ampliar!

Materiales: pinturas acrílicas sobre lienzo.
Tamaño: 73 x 100 cm.

He aquí un retrato de familia muy original, y uno de los trabajos más complejo a los que de momento me he dedicado. Se trata de un cuadro encargado por el cineasta Raúl Cerezo, director del exitoso cortometraje 8, recientemente pre-seleccionado para los Oscar y para el que dibujé la ilustración de su poster, así como organizador de eventos cinematográficos como ¡Córtate! o Cortópolis. Aquí, Cerezo posa defendiendo a su mujer y a sus dos hijos del ataque de unas lenguas-tentáculo provenientes de un bicharraco enorme que destroza la ciudad.

Este proyecto, desde sus primeros planteamientos, ha ido gestándose con mucha calma durante más de un año y medio. Fue en enero de 2011, mucho antes de que el poster de 8 fuera desvelado, cuando Raúl Cerezo se me aproximó con la curiosa idea de un retrato familiar con la forma y aspecto de un Lobby Card gigante como si representara una inexistente película de terror, en el que él y su familia posaran siendo atacados en su dormitorio por monstruos gigantes. Y no sólo eso, sino que el cuadro iría colgado en la pared desde la cual se contempla el dormitorio desde el mismo y exacto ángulo que se representaría en la ilustración.

A partir de ahí, la idea fue evolucionando a medida que desarrollaba el proceso de bocetado. Dicho proceso duró un año entero, puesto que cuando comenzamos a tratar ideas, el niño más pequeño no sólo no había nacido sino que todavía no había sido ni concebido.


El primero y el último boceto de la larga serie realizada.

Una vez el último de los bocetos fue aprobado, con el pequeño de la familia ya nacido y la madre recuperada, realizamos una graciosa sesión fotográfica para, por fin, poder comenzar la última fase del proyecto: el arte final sobre el lienzo.

Dos fases del proceso: el dibujo de base sobre el lienzo, y los primeros colores base.

Dado el gran número de elementos contenidos en los dos planos de la ilustración (el interior del dormitorio y el exterior en la calle), utilicé un buen número de máscaras para proteger los elementos más importantes y, de esta manera, ensuciar lo menos posible a la hora de aplicar el color mediante aerógrafo o a través de la técnica del “salpicado”.


Ejemplos de algunas de las máscaras utilizadas.

En el resultado final, con con un pretendido caos visual, he intentado ser lo más fiel posible a los detalles personales del cliente, no sólo en lo referido al dormitorio y a la calle del fondo, sino también en cuanto a detalles más pequeños como el pijama del niño mediano, el camisón de ella, la cuna, el peluche, la TV, el cuadro, etc.


Detalle del cliente en pleno momento heroico…


El antes y el después de madre e hijo.


Detalle del bebé secuestrado… rompiendo la “cuarta pared”.


Detalle del fondo de la escena.

Con la finalización y entrega de este cuadro y la publicación de este post, doy por finalizada una larga etapa comenzada en Enero de 2011. No puedo más que enviar un sincero agradecimiento a Raúl Cerezo por esta nueva colaboración y por haberme dado la oportunidad de crear este cuadro que, me temo, echaré bastante en falta en mi estudio 😉